Menú Cerrar

¿Mejorar o innovar? (Spoiler alert: pregunta incorrecta)

innovar o mejorar

¿Cuál es la diferencia entre la mejora continua y la innovación “disruptiva”?

Han limpiado toda la fruta que está al alcance de la mano, exprimieron tanta ineficiencia de su trabajo como es humanamente factible, y ahora se están dando cuenta de que su amado programa no estaba tan enfocado en el cliente.

Recibo esta pregunta todo el tiempo, especialmente de organizaciones que tienen una inversión significativa en algún programa de mejora de procesos, como Lean, Six Sigma o Kaizen.

Así que todo el escrutinio interno dejó al cliente sin ningún valor realmente nuevo y útil.

Entonces los líderes deciden que en lo que necesitan enfocarse ahora es en la innovación, como si fuera algo totalmente diferente.

La pregunta viene en diferentes formas, pero independientemente de la forma, creo que es el tipo equivocado de pregunta.

¿Por qué consideramos las actividades con un enfoque de eficiencia o productividad como un complemento, pero la innovación como una competencia incorporada necesaria que toda empresa debe tener?

¿Y por qué hay incluso un debate entre lo que es y lo que no es mejora o innovación?

Simplemente, no lo entiendo.

¿Innovar y Mejorar es lo mismo?

Así está la cosa. Como humanos, todos resolvemos los problemas esencialmente de la misma manera consciente: formulamos una pregunta, formulamos una hipótesis, la probamos y luego reflexionamos sobre si la causa o el efecto que anticipamos se hizo realidad.

Ciertamente innovar es un ciclo de aprendizaje. Un ciclo interminable.

Y desde esa perspectiva, la mejora y la innovación, como quieras definirlas, no son diferentes aunque sí hay una distinción y está en la aspiración.

Los esfuerzos continuos de mejora generalmente se enfocan y aspiran a mejorar un proceso, producto, servicio o sistema existente.

Piense en ello como un “pastel de trabajo”, en el que aproximadamente el 25% es un valor verdadero, algo que a un cliente le importa y paga.

Probablemente el resto son cosas estúpidas: cosas que no agregan valor, como la burocracia, las regulaciones, la sobrecarga, la inconsistencia y todos los sabores de desperdicio.

Su mejora tiene como objetivo aumentar el valor existente al disminuir esas cargas y valores-detractores.

Los llamados esfuerzos radicales o “disruptivos” generalmente se enfocan y aspiran a crear un pastel completamente nuevo, a menudo eliminando una o más barreras al valor por completo.

Miremos las 7 formas básicas de desperdicio … los objetivos tradicionales de mejora continua.  Pero, veámoslos a través de la lente de lo que toda la palabra comercial define como innovación “disruptiva”.

1. Superproducción.

Todo lo que se haga sin importar la demanda cuenta como superproducción.

Eso incluye algo tan simple como procesar una orden antes de que realmente se necesite.

Uber debe mucho, si no todo, su éxito a la eliminación de este desperdicio cuando fue pionero en el servicio de autos bajo demanda … sin autos.

Asimismo, Air BnB se ha convertido en un servicio de hospedaje de gran éxito sin producir una sola propiedad.

2. Exceso de procesamiento.

Cuando hay demasiados pasos sin valor agregado para lograr un resultado dado, tiene exceso de procesamiento.

Los ejemplos incluyen demasiadas operaciones para completar una fase de trabajo, el esfuerzo necesario para inspeccionar y corregir los defectos que surgen del diseño deficiente de herramientas o productos, y la entrada de datos redundantes debido a la falta de integración entre sistemas múltiples.

Mientras que Amazon desterró el exceso de procesamiento con la innovación “1-Click”

Otras empresas parecen hacer más lago el camino a propósito.

3. Transporte.

Lo mejor que puede esperar al transportar bienes, materiales e información de un lugar a otro es que nada salga mal.

Por lo tanto el transporte es un mal necesario que debe reducirse siempre que sea posible.

Sin duda el declive del Servicio Postal. Comenzó con una de las aplicaciones más innovadoras de la historia, ahora con una generación anterior: el correo electrónico.

4. Inventario.

Cada vez que se acumula inventario de cualquier tipo, crea presión para administrarlo, reducirlo o eliminarlo.

Una visita a un concesionario de automóviles promedio -una experiencia que muchos consideran más dolorosa que un tratamiento de conducto- es un buen ejemplo.

La acumulación de automóviles es la causa principal de la presión de las ventas y las tácticas antipáticas del consumidor.

En consecuencia los nuevos modelos de suscripción se centran en la movilidad en lugar de la propiedad, han sido lanzados recientemente por fabricantes de automóviles como Ford’s Canvas y startups independientes como Fair.

5. Movimiento.

La repetición innecesaria de cualquier proceso (incluso uno delgado) absorbe tiempo, productividad y costo.

Un ejemplo: iniciar sesión en varias aplicaciones móviles es una gran carga.

Introduzca la seguridad de la huella dactilar, el uso adecuado de la tecnología  elimina la necesidad de reingresar constantemente nombres de usuario y contraseñas, que la mayoría de nosotros no puede recordar de todos modos.

6. Defectos / Retrabajo.

Todo el mundo ha experimentado un defecto de algún tipo: errores, información inexacta o incompleta, productos defectuosos.

Obviamente es importante reducir la probabilidad de que estas cosas sucedan. Sorprendentemente, sin embargo, no siempre es una prioridad.

Según un estudio reciente en el Journal of Patient Safety, estima que de 210,000 a 440,000 pacientes mueren cada año por errores en el hospital y daños causados ​​por la atención hospitalaria.

Esto haría que los errores médicos sean la tercera causa de muerte.

Parece que la nueva tecnología, como el llamado software “empleado digital”, RFID, codificación de barras y escaneo de iris / huellas dactilares se deben centrar en la eliminación de estos errores críticos.

7. La espera.

Tom Petty tenía razón: la espera es la parte más difícil.

Ya sea que se trate de una fila interminable e inmóvil, de que permanezca inactivo mientras espera que se apruebe, o simplemente de una velocidad de conexión lenta, todos hemos experimentado la espera y la sensación de impotencia y pérdida de productividad.

Netflix eliminó por completo la necesidad de esperar 7 días para ver la próxima entrega de un programa favorito.

Conclusiones

Aún así, todas estas innovaciones son, en cierto sentido, simplemente versiones mejores de lo que había antes.

Es sólo que el alcance, la escala y la magnitud de las mejoras son tan grandes que se ha horneado un pastel con un valor completamente nuevo, y aunque la forma general se ve cómodamente familiar, tiene un sabor completamente diferente.

La prueba es observable: el comportamiento del usuario o del cliente es fundamentalmente diferente.

Entonces, plantee la pregunta, deje a un lado el tonto debate y siga las indicaciones de Thomas Edison:

“Siempre hay una manera de hacerlo mejor. Encuéntrala.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *